El tutor / La tutora

Es aquel profesional de la medicina o de enfermería en ejercicio activo al que se le reconoce un nivel formativo y un entorno laboral adecuado que permite acreditarlo como capacitado para favorecer el aprendizaje de los conocimientos, habilidades y actitudes propios de una formación de medicina o enfermería familiar y comunitaria y que asume colaborar de forma activa en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los especialistas en formación, dentro de un contexto institucionalizado.

El tutor/a debe fundamentalmente reunir dos características:

  • Ser un buen profesional de la Medicina o  la Enfermería de Familia.

  • Ser un buen docente, ya que según sea su actitud hacia la enseñanza, su preparación específica, su capacidad para transmitir conocimientos, su manejo de las relaciones interpersonales, el residente obtendrá una mejor o peor preparación.

 

El tutor/a debe planificar, estimular, dirigir, seguir y evaluar el proceso de aprendizaje del residente realizando las funciones:

  • Orientar al residente durante todo el periodo formativo. 

  • Establecer con el residente el itinerario formativo.

  • Supervisar la formación del residente. 

  • Establecer con el residente a su cargo un calendario de reuniones periódicas o entrevistas para analizar entre ambos cómo se está realizando la formación e intentar corregir los puntos débiles.

  • Ser el referente-interlocutor del residente y por tanto realizar una labor de acogida y de información. El tutor es un elemento esencial en la resolución de conflictos y en la protección de los derechos del residente.

  • Favorecer el autoaprendizaje y la responsabilidad progresiva del residente.

  • Fomentar la actividad docente e investigadora del residente.

  • Ser el principal responsable de la evaluación formativa o continuada del residente participando activamente en la evaluación anual/calificativa a través de los comités de evaluación.

  • Participar en la elaboración de la memoria anual de las actividades docentes realizadas por los residentes en el Centro de Salud.

La acreditación como tutor/a

El mantenimiento de la acreditación

El mantenimiento de la acreditación es anual y va vinvulada al seguimiento de la acción tutorial, que implica tener residente asignado/a, realizar cuatro entrevistas de tutorización anuales y cumplimentar la memoria de acción tutorial.

Cada curso académico, la UDMAFYC ofrece cursos específicos en el ámbito de la docencia (aula del tutor). La información es transmitida al/ a la coordinador/a docente de cada centro de atención primaria para su difusión entre los profesionales.

En el último trimeste antes de la finalización de la formación especializada del/la residente que se está tutorizando, el/la tutor/a puede solicitar la realización de un reciclaje, previo consentimiento del/de la residente y de la dirección del centro de atención primaria al que pertenece. Posteriormente se valorada la petición en comisión de docencia.

 

Evaluación de competencias